¿Se puede registrar un olor, un gusto o un sonido?

Con la aprobación del nuevo Reglamento 2015/2424 del Parlamento Europeo y del Consejo se abre esta posibilidad y se elimina el requisito de la representación gráfica.


Registrado!

A nivel Europeo, el Reglamento 2015/2424 del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se modifica el Reglamento (CE) n.º 207/2009 del Consejo, sobre la marca comunitaria, que entró en vigor el 23 de marzo de 2016, introdujo varios cambios en este sentido a fin de posibilitar la ampliación del espectro de marcas registrables.

Así las cosas, el Reglamento elimina el requisito de la representación gráfica. Esto significa que, a partir del 1 de octubre de 2017, los signos podrán representarse en cualquier forma adecuada utilizando la tecnología generalmente disponible, siempre que la representación sea clara, precisa, autónoma, fácilmente accesible, inteligible, durable y objetiva.

Eliminado el requisito de la representación gráfica, se posibilita que el registro de las marcas olfativas sea posible.

Más si se observa el tenor literal del artículo 4 que expone

Podrán constituir marcas de la Unión cualesquiera signos, en particular, las palabras, incluidos los nombres de personas, los dibujos, las letra s), las cifras, los colores, la forma del producto o de su embalaje, o los sonidos, con la condición de que tales signos sean apropiados para:

  • distinguir los productos o los servicios de una empresa de los de otras empresas;
  • ser representados en el Registro de Marcas de la Unión Europea (el “Registro”) de manera que permita a las autoridades competentes y al público en general determinar el objeto claro y preciso de la protección otorgada a su titular.

Esto abre la posibilidad a productos que sin tener normalmente ningún olor específico, se les incorpora un aroma determinado que los hace distintos y permite distinguirlos de otras empresas.

O melodías que se hacen tan características de una marca que son claramente identificables con una empresa en concreto.

Deberemos estar atentos a las primeras resoluciones de la EUIPO al respecto para ver los criterios que adopta con estas nuevas marcas y poder determinar cómo se deben presentar estas solicitudes, puesto que hasta la fecha por ejemplo, no se han admitido representaciones como la formulación química.

No obstante, los formularios de la EUIPO ya se han ido adaptando surgiendo la posibilidad de escoger una marca sonora, una marca de color u otras y por lo tanto, un registro que hasta ahora era difícil se va a ir flexibilizando y ampliando horizontes a nuevas maneras de representar la distintividad de las marcas y la barrera ya solo será la determinación de la distintividad.